Por qué no responderle al headhunter

LinkedIn nos enseña valiosas lecciones, pero sólo si se es suficientemente atento.

Por Mariano Rebattini Capurro

Martes, 10:30 a.m. Comienza el día y, después de una intensa negociación, cerramos un contrato con un cliente: buscamos un nuevo director para una de sus áreas. Acto seguido, comenzamos un screening de potenciales candidatos, principalmente vía revisión de CVs para puestos anterior y vía LinkedIn. Esto último no es secreto: hasta Septiembre de este año, LinkedIn tenía 467 millones de perfiles* deseosos de hacerse conocer y de conectarse con otros colegas y potenciales trabajos.

Jueves, 3:45 p.m. Después de haber contactado a múltiples potenciales candidatos (vía LinkedIn), algunas pocas respuestas llegan. Mientras leo un par, me abstraigo y pienso ‘¿por qué mucha gente directamente no responderá los mensajes?’. No es una respuesta tan fácil como parece, pero tal vez nos lleve al próximo dato: de esos 467 millones de perfiles, sólo 106 millones son activos*. Esto significa que, para empezar, sólo un ¼ realmente está más o menos pendiente de lo pasa en LinkedIn.

Nuestro enfoque hace que LinkedIn sea nuestra mano derecha al momento de buscar candidatos. De las respuestas a nuestro mensaje inicial, descubrimos que muchos candidatos no tienen su perfil actualizado, siendo el primer gran obstáculo. Lección #1: mantener actualizado el perfil, nunca se sabe quién o cuándo entrará a ver nuestro perfil.

Si el potencial candidato tiene suficientes puntos en común con nuestras expectativas –y las de nuestros clientes–, lo contactamos vía mensaje interno en la red social. Atención para los desprevenidos: en las versiones de escritorio, en la esquina superior derecha de su pantalla verán algo así:

Fuente: linkedin.com

En este caso, tengo dos mensajes (que leeré en breves minutos). Lección #2: no ignorar el ícono de los mensajes. Nunca se sabe quién nos puede contactar ni cuáles serán sus razones.

Uno creería que lo anterior es completamente obvio, pero es mucho más común de lo que parece. Así que ayúdennos a los headhunters a ayudarlos y cuiden sus perfiles de LinkedIn, ya que son una muestra de quienes somos y a dónde queremos ir. Y quién sabe, tal vez los ayudemos a ir a un nuevo y fantástico puesto.

 (*) Según https://en.wikipedia.org/wiki/LinkedIn